jueves, 13 de septiembre de 2012

What doesn´t kill you make stronger: Capítulo 3

Hola, soñadores! Por aquí viene el capítulo 3^^ Hasta aquí ya los tenía escritos de antes (bueno y publicados en otro sitio xD) pero a partir de ahora como ya no tengo ninguno más escrito intentaré que se adapten mejor a vuestras criticas :)



Capítulo 3
Lo importante no es si está mal, sino sobrevivir.
[Jasper]
Aún no puedo creerme la carrera que me ha tocado dar tan pronto por la mañana. ¡Esas horas son para dormir, no para correr! Sobre todo si llevas un día entero de acá para allá. Por Dios estoy ¡muerto! Lily corre por detrás de mí, pero de vez en cuando se para a tomar aliento, seguro que tampoco puede ya ni con su alma. Se  vuelve a parar y yo me paro a su vez. La miro. Aunque llevamos desde bien entrada la mañana corriendo sigue estando perfecta, con la ropa immaculada y ni un solo mechón fuera de las dos coletas que llevaba cuando la conocí.
Alza la vista y se da cuenta de que la estoy mirando. Noto como se me suben los colores.
—¿Qué? —me pregunta sonriendo.
Me río.
—¡Qué no me puedo creer que ya no puedas más! ¡Sí no hemos corrido nada! Menuda blandengue estás hecha.
—¡Serás imbécil! ¡Ahí te quedas!
—¡Espera, Lily, pero ¿adónde vas a ir?!
—¡Lejos! —exclama—. ¡Lejos de ti y de tu insoportable actitud! Mejor andar por ahí sola que contigo.
—Vamos no seas tonta, ¿tienes hambre?
—No —dice poniendo los brazos en jarras, pero un ruido en su estomago la delata.
—Ven, vamos.
—¿Adónde?
—A desayunar. Ya verás, te encantará. —Digo con una sonrisa traviesa.

[Lily]
Decido seguirle por curiosidad más que por otra cosa. Este tío me da mala espina, pero prefiero estar con él a estar sola, no sé me da una sensación de seguridad que no sabría explicar.
—Espera aquí.
—¿Aquí? Pero si estamos en mitad de la calle. ¿Tú adónde vas a ir?
—A ese súper de ahí.
—¿Vas a comprar el desayuno? Yo no llevo nada enc…
—Algo así, tú no te preocupes por nada, ¿sí? Coge otra vez la maleta esa que llevas arrastrando todo el camino y estate preparada para echar a correr.
—¿Qué? Otra ve…
Pero no me da tiempo a acabar cuando ya se ha ido. Observo como entra con pasos tranquilos. Tiene un aire de chulería a su alrededor que no se lo quita nadie.
Cinco minutos después veo como sale precipitadamente con gente intentando pararle los pies.
—¡Qué alguien lo pare! —se oye que gritan.
Pasa corriendo por mi lado y me coge de la mano, arrastrándome con él. Se me abren los ojos de par en par mientras corro y lo miro.
—¿Les has robado?
Nos escondemos en un callejón oscuro y me tapa la boca con la mano, impidiéndome hablar. Me quedo callada, pero cuando veo que no hay moros en la costa y que sigue sin soltarme, le muerdo la mano.
—¡Ay! ¡Me has mordido!
—Tú no me soltabas. ¿Lo has robado? —digo señalando un par de bollos que tiene en la mano.
—¿Cómo esperabas que los consiguiese sino?
—Pero, ¿estás loco? Eso está mal
—Lo importante no es si está mal, sino sobrevivir.
—Te habrán visto las cámaras. Van a venir a por nosotros. ¡Nos van a arrestar! —digo empezando a hiperventilar.
—¡Hey! Relájate. No nos va a pasar nada, he roto las cámaras antes de hacerlo.
—¡¿Qué has hecho qué?! —cada vez voy a peor.
—Cálmate no es para tanto. Suelo hacerlo a menudo, no es difícil.
—¿Qué no es…? Da… dame…
—¿Qué? ¿Qué te pasa?
Me estoy ahogando, me caigo al suelo y señalo mi pequeña maleta. Veo como empieza a preocuparse de verdad y a ponerse nervioso. Él la abre.
—¿Qué quieres?
—Da…
Me la da y rebusco como puedo el inhalador. Toda va bien Lily, ya está. Ya pasó.
—¿Eres asmática?
—¿Y tú eres un ladrón? —contraataco.
—¡Oh, por favor! No es tan grave. Tenías hambre, ¿no? Pues ahí tienes, a comer. Y ahora contéstame, ¿eres asmática?
—No  que va, me gusta inhalar aire, me ayuda a relajarme —respondo sarcástica.
—Me lo podrías haber dicho.
—Apenas te conozco —digo mientras me siento en el suelo y cojo uno de los bollos—. ¿Cómo lo has hecho?
—Con mi don.
—¿Encender hogueras? —bromeo.
—Algún día te lo explicaré. Si seguimos estando juntos claro. Aunque dudo que quieras irte de mi lado, con el tiempo apenas podrás vivir sin mí.
—Que te den.
—Oh vamos era una broma, siéntate a desayunar. Y luego iremos a otro sitio.
—¿Adónde?
—Ya lo verás. Te gustará.

Besosos de osos^^


2 comentarios:

  1. Hola!!!
    Lamento el off del tema, pero como tu madrina *.* pasaba por aquí preguntándome si necesitabas algo o lo que sea. ya saber que puedes preguntarme lo que quieras. Ando más que disponible. Un beso y que estés bien saludos.

    Cotito!!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Madrina! *__* Muchas gracias^^ Todo perfect, gracias por preguntar n.n Tú todo bien? Besosos de osos^^

    ResponderEliminar