lunes, 9 de julio de 2012

Las apariencias engañan: Capítulo 5.

Hola, soñadores^^ Hoy vengo con el siguiente capítulo de las apariencias engañan. Aquí os lo dejo:


Capítulo 5

Esa mañana en casa de Raúl
Annie todavía intenta reaccionar, mientras espera la contestación de Lucas cuando le suena el teléfono. Son sus padres:
—Hola, cariño. ¿Vas a quedarte a comer en casa de Emily?
—¿Emily? —Pregunta, sin saber quién es.
—Sí, en la nota que nos dejaste anoche decías que te quedabas a dormir en casa de una tal Emily.
—¡Ostras, sí! ¿Puse Emily? Dios, que mal que estoy. —Dice disimulando y tratando de arreglarlo—. Emily es su hermana, yo estoy ahora con Kaitlyn que es con la que he dormido. No sé porque puse el nombre de su hermana. Bueno pues sí, me voy a quedar a comer, es que… me quiere enseñar un par de cosas. Ya sabes lo que me cuesta hacer amigos, papi. No quiero desaprovechar la oportunidad.
—Bien, pues hasta esta tarde.
—Adiós, papi. Un beso para ti y otro para mami. —Dice colgando—. ¿Y bien? —Pregunta a Lucas, que ha permanecido callado durante la conversación con sus padres.
—¿De verdad que no te acuerdas? ¿No recuerdas nada?
—Sí, recuerdo estar tomando algo contigo y con Raúl en un bar, y… borroso todo.
—Pero, ¿cómo tienes tan poca vergüenza?
—¿Perdona? Poca vergüenza, ¿por qué?
—No puede ser, no se acuerda. Haber como se lo explico. —Dice para sí—. Este… veamos… ¿tú eres virgen?
—Sí, creo. —Dice dudando—. ¡No me jodas Lucas! —Dice poniendo su cara entre sus manos.
—Sí, jodo Annie, sí jodo.
—¡Joder! —Alza la sábana y se mira. Esta vestida—. Bueno por lo menos no estaba tan borracha como para no volver a vestirme. ¿Te importa si me doy una ducha? Es para despejarme, si no me ducho por la mañana no soy persona.
—Sí, sí, claro. Es la puerta del fondo. Hay toallas limpias en un estante.
—Gracias. —Dice saliendo.
“Sé lo ha tragado, todo perfecto. Ahora piensa que lo hicimos y se comerá tanto la cabeza que dejará de pensar en encontrar a la dichosa Sandrita”, piensa mientras sonríe.
Al ir hacía la ducha Annie se cruza con Raúl:
—¿Qué haces saliendo de la habitación de Lucas? —Dice temiéndose lo peor.
—Luego cuando salga de la ducha te lo cuento, ¿vale? Antes quiero asimilarlo yo. O sino pregúntale a Lucas, igual él te lo explica mejor que yo. —Dicho esto vuelve a dirigirse hacia la puerta del final del pasillo.
Raúl abre de golpe la puerta de la habitación de Lucas. Una oleada de rabia le invade, algo no muy normal en él, puesto que es un ángel o, al menos, lo era hasta que llegó a la Tierra. Lucas lo mira, con esa mirada de indiferencia que tanto le caracteriza y sigue poniéndose los calcetines que usa para andar por casa. Al ver que Raúl simplemente le mira con ira, pero no le dice nada le pregunta.
—¿Desea algo el angelito? ¿Tal vez quería que le subiesen el desayuno a su habitación? Mucho me temo que ese servicio hoy no está disponible, vuelva otro día. Por favor.
—Já, já muy gracioso.
—Lo sé, tengo un muy buen sentido del humor. —Dice con orgullo.
—¿Qué le has hecho a Annie?
—¿Yo? Fue ella la que vino en mitad de la noche y se metió en mi cama. ¿Por qué? ¿Estás celoso?
—¿Celoso? Pero, ¿quién cojones te crees que eres? ¡Joder que solo tiene dieciséis años! ¡Tú podrías ser su abuelo, ostia!
—También tú podrías serlo. ¿Sabes? Creo que te estás volviendo demasiado humano. Le estas cogiendo cariño a la chica y sabes que no puedes, sabes que lo único que conseguirás con eso será sufrir cuando te tengas que ir y no vuelvas a verla.
—¿Te estás preocupando por mí? Eso no es muy propio de un demonio, tú también te estás volviendo humano. Aunque sigues siendo el mismo cerdo asqueroso que baja hasta la Tierra para satisfacer sus caprichos. ¡Aléjate de Annie, Lucas!
—¿Por qué debería hacerlo? Tú lo has dicho, me estoy volviendo cada vez más humano. Igual le estoy cogiendo cariño a la chica.
—Tú nunca cogerías cariño a nadie. —Dice con desprecio.
—¿Por ser un demonio? Quizás se me este pegando parte de tu esencia de ángel.
—¡Pero qué cojones se te va a pegar algo bueno a ti! ¡Lo único que eres es un puto demonio de mierda que solo piensa en si mismo!
—Ala que sí, que voy a desayunar. —Abre la puerta para salir y ve a Annie recién duchada, con el pelo aún mojado, pero recogido en una toalla en la cabeza, que está paralizada en la pared.
Raúl y Lucas se miran. Raúl no quiere ni imaginar el daño que puede causarle a Annie el haber oído todo aquello.
—¿Annie? ¿Estás bien? —Dice acercándose a ella.
—No me toques. Solo explícame que de qué narices estabais hablando.
Silencio.
—¡¿No pensáis contestarme o qué?! —Al ver que no contestan prosigue—. ¿Es verdad? ¿Tú eres un ángel y tú un demonio? ¿O es solo una broma pesada?
—No es una broma, soy un ángel. —Dice casi en un susurro.
—¿Y tú no piensas decir nada? —Le dice amenazadoramente a Lucas.
—¿Qué quieres que te diga ahora que ya lo sabes?
—¿Cómo que qué quiero que me digas? Pues que mi primera vez no ha sido con un demonio, que esto es toda una broma. Que tenéis la misma edad que yo y que tú estabas bromeando cuando has dicho que igual me estabas cogiendo cariño. —Otra vez los chicos no dicen nada, así es que esta prosigue—. Nunca os he importado ¿verdad?, solo me estabais utilizando para algo, ¡y quiero que me digáis para qué!
—Yo no te estaba utilizando, Annie. De verdad siento mucho que te hayas enterado así. Yo…
—Ahórrate las excusas. Me voy a casa y espero que no volváis a dirigirme la palabra nunca a no ser que sea para decirme para qué me queríais. —Dice mientras recoge sus cosas y sale llorando por la puerta de la calle. Sale corriendo hacia el primer banco que ve, huyendo de esa casa. Cuando llega al banco llora desconsoladamente, intentando desahogarse.


3 comentarios:

  1. que buen blog chekeate el mio ;) http://habitaciondeideas.blogspot.com/ pensamientos inertes

    ResponderEliminar
  2. Hola!!! Venía para avisarte o más bien preguntarte si querías ser mi ahijada!!! Pásate por mi blog con la respuesta. Saludos linda!

    ResponderEliminar
  3. Qué preciosidad de diseño nos has puesto. Me encanta. Vengo de los lares de tu madrina y me quedo por aquí.

    Un beso shakiano!!

    ResponderEliminar