martes, 3 de julio de 2012

La fiesta

Holaaaaaa, soñadores!!^^ Hacía mucho que no subía nada al blog, parecerá mentira pero las vacaciones me quitan más tiempo para escribir que los estudios. ¡Quiero hacer tantas cosas! Así es que solo encuentro ratillos para hacerlo. En fin, os dejo por aquí otro relato corto, lo escribí hace un tiempo, pero no lo termine. Y ahora ya lo he hecho^^ Creo que me ha influido bastante al terminarlo que estoy escuchando canciones bastante tristes (ya sabéis uno de esos puntos que le dan a uno). Ahí va:



La fiesta
—¡Porfa! ¡Porfa, porfa, porfa! Ven a la fiesta. —Me suplica mi amiga.
—Pero es que no puedo. No me dejan.
—¡Porfa! ¡No puedes dejarme sola en esto!
—Pero….
—Ni pero, ni pera, tía. Diles que te quedas en mi casa.
—Pero ¿y si llaman?
—Pues me llevo el teléfono inalámbrico en el bolso y les contestamos.
—¿Y tus padres?
—Estarán de viaje, no hay problema.
—Pero, ¿y si…?
—¡Oh, vamos! Prefiero que me digas que no quieres ir y punto. Ya no te quedan excusas que darme.
—Sí que quiero pero, ¿y si me pillan?
—Te quedas un año sin salir y listo. Pero después de esta fiesta merecerá la pena. Créeme.
—No tengo nada que ponerme…
—Yo te presto. ¿Eso es un sí?
—Es un tal vez.
—¡Sí! Te llamo luego voy a prepararlo todo. ¡Mañana es la fiesta, no lo olvides! Así que ves preparándote.
*****
A las seis en punto del día siguiente estaba ya en casa de Gwen. La fiesta empezaba a las diez, pero me había hecho ir cuatro horas antes para prepararnos.
Por fin llegamos a la fiesta, después de que mi queridísima amiga (nótese la ironía) se probase como cientos de vestidos y repitiese el proceso conmigo.
En la entrada de la casa había gente para parar un tren. Ya no quería imaginarme dentro. Abrimos las puertas y entramos.
Había unas escaleras a la derecha con un cartel pegado en la pared más cercano a las mismas que decía: «Cuartos oscuros». Al otro lado se veían unas puertas de cristal de dónde salían cientos de luces. Nos dirigimos hacia allí.
Habían improvisado una especie de pista de baile y un DJ pinchaba al fondo de la estancia.
Alguien me abrazó por detrás poniendo sus manos en mis ojos, impidiéndome verle.
—¿Quién soy? —dijo con voz masculina. Tardé un momento, pero lo reconocí. ¡No podía creerlo!
—¡Raúl! —grité, girándome a abrazarlo—. ¿Qué haces aquí? ¿No te habías mudado a la otra punta del país hace cuatro años?
—Volví ayer.
—¡Debiste llamarme! —dije mientras le golpeaba con los puños en un intento de enfado.
—Iba a ser una sorpresa —dijo mientras me sujetaba de las muñecas, impidiendo que le golpease—. Lo hablé con ella —indica señalando a mi  amiga.
De repente, de no sé sabe dónde, sale un muchacho corriendo y gritando:
—¡La policía! ¡Alguien ha llamado a la policía!
En cinco segundos todo cambia. La música y las luces se apagan. La gente empieza a correr y a chillar, presa del pánico. Yo me veo arrastrada a la calle por mis dos amigos. La gente coge sus coches y se dan a la fuga sin mirar siquiera por donde conducen. Las sirenas de la policía retumban en mi cabeza. Veo unas luces cegadoras y a más gente gritando y pienso: «Ya está. Es el fin». Pero cuando abro los ojos la escena ha cambiado de nuevo. Raúl está desangrándose en el suelo, debajo de un coche, con gente socorriéndole y yo he sido apartada a un lado y no tengo ni un solo rasguño. Me acerco corriendo a él y lo cojo entre mis brazos.
—¿Estás bien? —me pregunta con un hilo de voz.
—Shhhh. Calla. No hables. Te pondrás bien.
Pero sé que es imposible, se ha dado de lleno contra el coche. Un hilillo de sangre sale de su oreja. Lo he vuelto a perder y ya nunca podré recuperarlo de nuevo.
—Eres y siempre serás mi mejor amigo, te quiero —le susurro con lágrimas en los ojos, pero ya no me oye.
Con un grito que me desgarra la garganta lo dejo en el suelo y echo a correr, haciendo oídos sordos a las voces que me llaman. Me da igual todo, ya nada me importa. Nada tiene sentido. Todo es injusto. No quiero saber nada de ellos. Los odio. Los odio por haber permitido que esto ocurriese.


1 comentario:

  1. Buu maitia xD! Tenés otro premio en mi blog :3! Besos y apapachos!

    ResponderEliminar